>

Informazioak

El Instituto de Sociología y Estudios Campesinos (ISEC) y otras organizaciones de ámbito estatal relacionadas con la Agroecología advierten sobre la toxicidad del Glifosato

UN ENGAÑO AL DESCUBIERTO.

El glifosato es el “principio activo” del RoundUp, el herbicida más usado en todo el mundo y propiedad de la conocida multinacional Monsanto. En el Estado español se ha promovido como “herbicida benigno” pero su afección al medio y los seres vivos puede ser muy grave, algo preocupante porque su uso está generalizado en sistemas agrarios emblemáticos como el olivar andaluz, el cítrico valenciano, acequias de riego y otros cultivos extendidos por toda la Península, y también en patios escolares y jardines públicos.

Glifosato

Varios son los estudios que muestran la toxicidad del glifosato, los más recientes publicados el año pasado por el profesor Séralini, demostrando que tanto los líquidos (por ejemplo el agua del grifo contaminada con RoundUp) como alimentos derivados de plantas rociadas por dicho herbicida son tóxicos.

Pero la nueva alarma surge de un reciente estudio de la Universidad de Caen, Francia y publicado por la revista científica “Toxicology” (i), donde prueban a través del estudio de nueve herbicidas que contienen glifosato (incluyendo el RoundUp de Monsanto), la alta toxicidad de un componente llamado POE-15 (tallowamina polietoxilada).

Aunque es frecuente que en las etiquetas de los herbicidas no mencionen la presencia de componentes adicionales como el POE-15, estos son fundamentales en su función de ‘coadyuvantes’ y permiten estabilizar el glifosato y su penetración en el tejido de la planta al disolver la superficie encerada de las plantas y las membranas de las células vivas. Por lo tanto, dichas “formulaciones” pueden afectar a todas las células vivas, incluyendo las humanas. Es inadmisible que la composición exacta del RoundUp está clasificada como confidencial, igual que es inadmisible que los coadyuvantes son a menudo caracterizados toxicológicamente como “inertes”.

UN COCTAIL PELIGROSO EN NUESTROS JARDINES Y MESAS.

El estudio citado ha sido realizado por CRIIGEN, un miembro institucional de la Red Europea de Científicos por la Responsabilidad Social y Medioambiental (ENSSER, ) (ii), y demuestra una toxicidad adicional en los herbicidas analizados del tipo RoundUp con respecto a la ya conocida toxicidad del glifosato.

Para declarar como seguro el uso comercial de un herbicida tipo RoundUp, tanto las agencias sanitarias y ambientales como las empresas fabricantes de pesticidas, evalúan los efectos de estos herbicidas testando el glifosato puro en los mamíferos pero no los efectos de las “formulaciones”, es decir, los efectos del glifosato potenciado por coadyuvantes como el POE-15.

Como consecuencia, las evaluaciones de control actuales así como el nivel máximo autorizado de residuos en el medio ambiente, alimentos y pienso son a todas luces insuficientes.

EL HERBICIDA QUE ACOMPAÑA A LOS CULTIVOS TRANSGÉNICOS

El glifosato en sus diferentes presentaciones, como el preocupante RounUp, se extiende por todo el mundo gracias a los cultivos transgénicos puesto que una de las modificaciones genéticas más extendidas en las plantas transgénicas es precisamente ‘convetirlas’ en tolerantes a este herbicida. Así, al fumigar un campo con glifosato toda planta muere excepto las transgénicas.

Los estudios mencionados sobre la toxicidad del glifosato y sus coadyuvantes llegan en un momento crítico para la población europea puesto que en estos momentos en la UE se están debatiendo la autorización de nuevos cultivos transgénicos resistentes al glifosato (iii). Las organizaciones firmantes exigimos que dichos estudios se tengan bien presentes.

PROCESOS INSUFICIENTES

No sólo se deben cuestionar las autorizaciones de herbicidas como el Roundup o los cultivos transgénicos que necesitan de su aplicación, sino que los propios métodos y procedimientos de evaluación y autorización deben revisarse por completo. Esta revisión debe llevarse a cabo de una forma transparente que incluya las distintas posiciones de la comunidad científica. Los paneles y las agencias encargadas de la evaluación del riesgo de estos productos se han basado, hasta la fecha, en las conclusiones de Monsanto en lo que se refiere a su seguridad. Dichas decisiones deben ser rebatidas por su laxitud y por las prácticas secretistas que evitan evaluaciones completas y transparentes. El acceso a toda la información sobre los efectos de los herbicidas en la salud debe estar garantizado por ley.

Las organizaciones firmantes hacemos un llamamiento a la revisión del proceso de aprobación de plaguicidas que incluya la evaluación de toxicidad a largo plazo de su formulación completa, tal y como se venden en el mercado y se utilizan en el medio ambiente.

Ponemos además en cuestión un modelo de producción regido por intereses exclusivamente corporativos y económicos y que no se enfocan a garantizar un derecho humano básico como es el derecho a una alimentación sana y suficiente.

Frente a esta realidad está en peligro el modelo según el cual millones de campesinos y campesinas en el mundo producen alimentos para la mayoría de la población, de manera sana y respetuosa con su entorno y el resto de seres vivos. El máximo relator de Naciones Unidas para este derecho, Olivier de Schutter (iv) afirma que la agroecología es un modo de desarrollo agrícola que ha demostrado que da resultados para avanzar rápidamente hacia la concreción de ese derecho humano. Este modelo agroecológico es incompatible con herbicidas y transgénicos.

 

La liberalización de los transgénicos en Europa sería nefasta

Según el estudio del agrícola Dr. Charles Benbrook, conllevaría el incremento del uso de herbicidas, daño a la biodiverrsidad y enormes gastos para las y los agricultores

Un estudio encargado por Greenpeace y realizado por el economista agrícola Dr. Charles Benbrook sobre el primer pronóstico del impacto que tendría en Europa la autorización de cultivos transgénicos de maíz, soja y remolacha modificados genéticamente para ser tolerantes a herbicidas (MGTH), aporta datos sobre los efectos nocivos de esta tecnología aplicada a los cultivos alimentarios. Basándose en las experiencias con este tipo de cultivos en EE.UU., el estudio concluye que se incrementaría notablemente el uso de glisofato y otros herbicidas, dado el desarrollo de resistencia a este producto en las “malas hierbas”. Esto generaría efectos nocivos para la biodiversidad y las y los agricultores tendrían que pagar más tanto por las semillas MG como por los herbicidas que utilicen.


 

Las demandas de Greenpeace:
• Puesto que los cultivos MG tolerantes a herbicidas llevan a un aumento en el uso de éstos, no debería autorizarse el cultivo de ninguna variedad transgénica tolerante a herbicidas en Europa.
• Como parte de la implementación de las Conclusiones de 2008 del Consejo, la Comisión Europea debería fortalecer sustancialmente el procedimiento de evaluación de riesgos de los cultivos MG de la UE realizando una evaluación exhaustiva de todos los impactos medio ambientales y socio económicos de los cultivos MGTH.

Más

     
JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Baserri Bizia 40


Baserri Biziaren albisteak jaso nahi badituzu zure helbide elektronikoan, bidali hurrengo datuak

Bannerra

Lo más leido

BIDEOA

Twitter icon

@baserribizia

Loading..