>

Los conflictos por la tierra se disparan en Brasil

La reforma agraria, una asignatura pendiente que el Gobierno no aborda. 29 asesinatos en 2011

La 27ª edición del informe anual "Conflictos en el Campo", elaborado y dado a conocer por  la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) de Brasil, subraya que muertes, amenazas y trabajo esclavo todavía son constantes en el campo brasileño, estando aún pendiente la reforma agraria, tema ausente en la agenda del Gobierno de Dilma Rousseff. De acuerdo con el informe, el primer año del mandato de la presidenta, fue el año con menos familias asentadas en el campo desde 1995., situación calificada como "decepcionante". Precisdamente la lucha por la tierra desatan cientos de muertes, amenazas y persecución a los trabajadores rurales, ambientalistas, comunidades tradicionales, indígenas y movimientos sociales. En 2011, los conflictos en el campo alcanzaron la cifra de 1.363 casos, número superior a la de 2010, cuando fueron registrados 1.186 casos. Los conflictos por la tierra pasaron de 853, en 2010, a 1.035 en 2011, lo que representa un aumento de 21.32%. De estos conflictos 689 fueron protagonizados por el poder privado (hacendados, empresarios, madereros y otros) de tierra. Los movimientos sociales realizaron 230 acciones, entre ocupaciones y campamentos.

 

La violencia también estuvo presente en las zonas rurales en 2011. La CPT ha registrado 29 asesinatos, cinco menos que el año pasado. Sin embargo, la Comisión evalúa que el impacto de algunas muertes en 2011 fue mayor que en años anteriores, como fue el caso de los asesinatos de José Cláudio y María do Espírito, en el estado de Pará, de Adelino Ramos en Rondonia y cacique indígena Nísio Gomes, en Mato Grosso do Sul.
El informe detalla que de los 29 asesinados, siete ya habían recibido amenazas de muerte. Práctica que ha crecido en el último año y pasó de 125 (en 2010) a 347 (en 2011). Los objetivos de las amenazas, en su mayor parte, son indios, quilombolas (cimarrones), ambientalistas y personal del Ministerio Público. La CPT también expone datos sobre trabajo esclavo y muestra que se trata de una "llaga que no cicatriza". El número de casos pasó de 204 a 230, en 19 Estados.
Al presentar los datos a comienzos de este año, la Comisión muestra que la violencia continúa asustando a la población en el campo. De enero a abril, 12 trabajadores/as fueron asesinados en conflictos en el campo, y decenas de indígenas, trabajadores/as, militantes, sindicalistas y dirigentes han sido amenazados.
A pesar de esto, "incluso en medio de tantos conflictos, violencia y agresiones constantes, la capacidad de resistencia y de lucha de los pueblos indígenas, de las comunidades de quilombolas y de otras comunidades campesinas no decae. Después de todo la capacidad de resistencia y lucha de los pueblos indígenas y las comunidades de quilombolas y de de otras comunidades campesinas no decae”, asegura la CPT en nombre de la población del campo.

 

Fuente: Adital

 

Baserri Bizia 40


Baserri Biziaren albisteak jaso nahi badituzu zure helbide elektronikoan, bidali hurrengo datuak

Bannerra

BIDEOA

Twitter icon

@baserribizia

Loading..