>

La declaración de Ondarroa reclama la protección de las actividades pesqueras y la biodiversidad marina en las 12 millas de la costa vasca

   El 22 de Mayo en la localidad de Ondarroa (Bizkaia), tuvo lugar una jornada de debate sobre la creación de un Area Marítima Protegida en la costa vasca dentro de las 12 millas en la que prticiparon diferentes colectivos, agentes sociales y personas de todos los ámbitos. De dicho debate salió la"Declarción de Ondarroa", que precisamente propone la adopció de dicha área dento de las 12 millas de aguas territoriales. EHNE-Bizkaia, al igual se adhiere a esta declaraión, al igual que lo hizo al documeno-base de la misma, considerando que es una medida necesaria para avanzar hacia la soberanía alimentaria y el impulso de una pesca sostenible y de calidad en el litoral vasco. 12mil.Ondarroa Taldea impulsor de es esta iniciativa quieren difundirla a otros colectivos y a la sociedad en general. darla a conocer a la sociedad. Para contactar: 12mil.ondarroa@gmail.com  A continuación la declaración íntegra.


DECLARACION DE ONDARROA

PROTECCION DE LAS ACTIVIDADES PESQUERAS Y DE LA BIODIVERSIDAD MARINA EN LAS DOCE MILLAS DEL MAR TERRITORIAL DE LA COSTA VASCA
 
Somos conscientes de la irreversibilidad de las consecuencias que la sobrepesca y el deterioro ecológico están provocando en el mar Cantábrico: desde la desaparición de especies y, por tanto, de una de nuestras fuentes de alimentación, a la de hábitats y ecosistemas con la consiguiente pérdida de biodiversidad. Todo ello está contribuyendo, a su vez, a la cada vez más escasa rentabilidad de la actividad pesquera y a su inexorable desaparición.

Debido a la ineficacia que han demostrado las sucesivas políticas pesqueras comunitarias y sus instrumentos de regulación, inspección y control del cumplimiento de las normas establecidas, y con el fin de buscar una alternativa real y novedosa al problema existente, nos dirigimos a los organismos públicos, a los sectores pesquero y de transformación, a la comunidad científica, a los agentes sociales y a la sociedad vasca en general, con el fin de que asuman e impulsen de forma valiente el recorrido de esta iniciativa.

Reclamamos a nuestras Instituciones que el denominado mar territorial (franja costera desde el litoral hasta las 12 millas náuticas), comprendido entre el límite de aguas territoriales con el Estado francés y con Cantabria, sea declarada como Area Marina Protegida, y que dentro de este ámbito, se designen Zonas de Reserva. Proponemos que dentro de esta AMP se fomente el uso exclusivo de artes artesanales, con anzuelo y nasas. Así, se regularía la flota actual de bajura, prescindiendo en dicha zona de las flotas de arrastre. En las Zonas de Reserva complementarias se obviaría toda actividad extractiva. La constitución de esta Area Marina Protegida contribuiría a preservar el litoral y sus caladeros, tales como Plaiaxun, Kala-Berri, Kala-Faltso Arritxu, Erreka, Santa- Moro,…, además de fondos marinos ricos en flora y fauna con hábitats para el desove de muchas especies comerciales como la merluza, besugo,…En definitiva, caladeros donde se ha estado trabajando durante siglos.

Ante los perjuicios económicos que a una parte del sector acarrearía éstas medidas, solicitamos a las administraciones, ayudas de todo tipo, hasta que el colectivo se acondicione a  la nueva situación en la gestión de los recursos.

Exigimos también un estricto control e inspección de las actividades pesqueras, incluyendo la pesca deportiva, garantizando el cumplimiento de la legislación establecida.

Consideramos estas opciones como una de las alternativas de futuro que garantice tanto la pervivencia del sector pesquero en Euskal Herria como la conservación de la biodiversidad marina, y en definitiva el patrimonio natural público del mar, así como los recursos que de aquí se extraen. Instamos al conjunto de Administraciones e instituciones competentes, a que pongan en marcha este proyecto para que se convierta en realidad en un breve plazo, y hacemos un llamamiento a la sociedad vasca y sectores interesados para que se involucren en esta propuesta de solución, apoyando esta iniciativa y las demás medidas de acompañamiento que se deriven.


Documento complementario

El mar. La mar, ese inmenso azul, generador de vida y trabajo, proveedor inagotable de recursos, es a la vez un ecosistema de elevada vulnerabilidad, que hoy en día sufre una situación preocupante debido a factores como la contaminación, la sobreexplotación pesquera, la artificialización de la costa y el cambio climático.
La actividad pesquera tiene por objeto la captura de un recurso natural vivo, que constituye un patrimonio público. A día de hoy, la supervivencia y regeneración de este preciado recurso no están garantizadas debido sobre todo a la sobreexplotación a la que están siendo sometidas las pesquerías basadas en distintas especies de aprovechamiento comercial.
El Golfo de Bizkaia y su Fosa de Capbreton, zona de importantes corrientes y abundante producción primaria, área de desove y alimentación de muchas especies, con áreas pelágicas y fondos marinos de gran diversidad de hábitats y comunidades biológicas de interés: arenales, praderas de algas y fanerógamas, fondos rocosos, acantilados, montañas y cuevas submarinas, arrecifes, comunidades de aves marinas (sedentarias y migratorias) y de cetáceos, y también equinodermos, poríferos, poliquetos, moluscos, crustáceos, hidrozoos, braquiópodos, briozoos,...
Además, peces pelágicos de interés comercial como la anchoa, el verdel, la sardina, el chicharro,..., son los que en su ciclo biológico se acercan durante ciertos períodos del año a nuestro litoral. Otras en cambio, como la merluza, el rape, el calamar o el gallo, poseen su hábitat en los mismos fondos marinos de nuestras costas, convirtiéndolos de esta manera, en sus principales caladeros pesqueros.
Colapso biológico de las pesquerías en el litoral vasco. Durante las últimas décadas, la capacidad extractiva de la flota pesquera y las tecnologías de detección de peces han evolucionado muy rápidamente. Los ciclos de reproducción y distribución de especies tanto pelágicas como demersales están siendo alterados, en algunos casos irreversiblemente, consecuencia de prácticas pesqueras intensivas y perspectivas económicas a corto plazo. A esta pesca destructiva contribuyen las deficiencias en el control de artes y en la inspección de capturas en desembarques, el establecimiento de TACs sin criterios científicos, los elevados descartes de especies o el incumplimiento por el sector pesquero de las normas establecidas.
La ambición de la extracción sin límites y el creer que los caladeros y sus especies eran inagotables, (nos) ha llevado a una preocupante situación al medio marino, y a armadores, arrantzales, detallistas, industria de la transformación y consumidores. Actualmente, el 88% de las capturas en aguas comunitarias superan la capacidad de regeneración de las poblaciones explotadas y sus límites biológicos de seguridad, y en consecuencia no pocas especies se encuentran por debajo de la biomasa de precaución. El Golfo de Bizkaia constituye un ejemplo ilustrativo de ello. Con una flota mal estructurada, dada la capacidad extractiva superior a los recursos existentes, hábitats y especies están llegando al colapso biológico y a la extinción, tal y como nos insisten las sucesivas evaluaciones científicas.
Todo esto implica además la escasez de ingresos de los arrantzales, e incluso pérdidas económicas, y la dependencia estructural de fondos públicos. Ello arrastra todavía más a la sobrepesca y a la extinción de especies. Por ello, resulta imperativo actuar inmediatamente.

La reforma de la Política Pesquera Común.
La Comisión Europea es consciente de la situación de sobrepesca generalizada en la mayor parte de las pesquerías de la UE, pero a la vez tiene dificultades políticas para adoptar decisiones que contribuyan a solucionar eficazmente y a tiempo los problemas generados. La enorme presión de los agentes económicos y de los gigantes industriales pesqueros de los diversos Estados, le ha impedido llevar a cabo medidas imprescindibles. En numerosas ocasiones son atendidas estas presiones en detrimento de los criterios científicos, que debieran guiar exclusivamente las políticas pesqueras.
El Libro Verde sobre la Reforma de la Política Pesquera Común, publicado el pasado año y con la vista puesta en 2013, aborda específicamente la amenaza real de la sobrepesca y defiende una explotación de los caladeros en base a una pesca responsable y sostenible, de manera que se garantice la conservación de un patrimonio natural público que constituye el medio marino.
La propia Comisión Europea quiere abordar la protección de la pesca costera artesanal. Resulta impostergable atajar el declive ecológico que sufren mares y océanos en base a actuaciones de regulación, restricción e inspección que debemos reclamar a nuestros dirigentes. Los resultados de los balances anuales de organismos de evaluación científica y pesquera como  ICCAT, ICES, CITES, AZTI, IFREMER………, nos alertan periódicamente de esta preocupante situación.

La Red Natura 2000 marina.
Por otro lado, hay que destacar las carencias existentes actualmente en la Red Natura 2000 marina, especialmente en el caso del área cantábrica. La Comisión Europea considera que todos los hábitats marinos enumerados en la Directiva Hábitats, así como algunas especies para las que se exige crear áreas de conservación, están escasamente representados en el mar Cantábrico y, por tanto, es obligatorio subsanar estas deficiencias aumentando la deficiente red de espacios marinos protegidos.
Otros compromisos internacionales también obligan a todos los gobiernos a incrementar la conservación marina. Así, por ejemplo, el Convenio de Diversidad Biológica (CBD) de Naciones Unidas exige la protección de al menos un 10% de la superficie marina mundial; la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) pide que este porcentaje se eleve hasta el 20%-30%; la Convención Internacional para la Protección del medio ambiente marino del Atlántico Nordeste (OSPAR) también exige la creación de una red de espacios marinos protegidos a lo largo de su área de aplicación, que incluye las aguas vascas.
Por otra parte, el Proyecto de Ley de Protección del Medio Marino del Gobierno español -elaborado para cumplir con la Directiva Marco sobre la Estrategia Marina de la UE- también incluye entre sus objetivos la creación de una red de espacios protegidos.


Areas Marinas Protegidas.
Una medida de eficacia científica evaluada, demostrada e impulsada en la comunidad internacional por numerosas agencias gubernamentales, organizaciones científicas y conservacionistas, ademas de Cofradías de Pescadores de las areas afectadas, constituye la designación de Areas Marinas Protegidas (AMPs) en mares y océanos, tanto en áreas del litoral como en alta mar. Guiados por estas iniciativas exitosas de protección marina, se propone la designación de ecosistemas marinos protegidos en el ámbito de las aguas territoriales de la costa vasca. De esta manera se preservará su flora y fauna para garantizar el sustento futuro de las comunidades humanas y tejido social ligados al mar Cantábrico, el abastecimiento al mercado de productos del mar y la soberanía alimentaria del país. Así, entendemos que resulta prioritaria la delimitación de las doce millas territoriales como AMP.
Los informes y proyectos de evaluación internacionales sobre el manejo de áreas marinas protegidas avalan la recuperación eficaz de los valores de biodiversidad marina y de las poblaciones de especies comerciales. Pedimos su aplicación en la costa vasca. Se garantizaría la conservación de la pequeña, pero a la vez rica plataforma continental, para lo cual es importante su vedado a las actividades extractivas de flotas y artes que no sean artesanales, como el arrastre y el cerco. Dentro del Area Marina Protegida, sólo se permitiría la pesca con anzuelo, nasas y artes menores.
Asimismo, dentro de la AMP se declararían “Zonas de Reserva”, como áreas de cría y alevinaje donde quedaría prohibida toda actividad extractiva. Creemos firmemente que la combinación de ambas regulaciones constituye una herramienta eficaz en el manejo sostenible de los recursos marinos del Cantábrico oriental. El Golfo de Bizkaia cumple los requisitos para que esta propuesta pueda comenzar a implementarse sin más retraso. Muestra de ello, y de la preocupación que existe en éste ámbito, es la reciente iniciativa internacional OCEANA-COBE de protección del ámbito pelágico y fondos marinos de Ulía y Jaizkibel,  de creación de un corredor ecológico marino de 273km2  entre Biarritz y Donosti.
Los beneficios derivados de la constitución de una Area Marina Protegida en las 12 millas serían múltiples: desde la regeneración de los caladeros y de sus especies asociadas, a la misma reactivación de arrantzales que habrían abandonado la pesca, posibilitando de nuevo su embarque. Es probable que esta pueda ser la semilla para asegurar el relevo generacional. Las posibilidades socio-económicas que podrían generar un manejo sostenible y novedoso de estos caladeros serían grandes y, de esa manera, nuestros puertos volverían a rebosar de actividad comercial pesquera.
Si los responsables gubernamentales actúan en consecuencia con la propuesta efectuada, podría no ser tarde para que la pesca vuelva a ser una actividad económica y cultural viable y de mayor peso en el sector primario de Euskal Herria, y para garantizar un estado de conservación favorable de los hábitats y especies marinas. Pero para ello es necesario comenzar a tomar decisiones. Y por este motivo, las personas y colectivos adjuntos suscribimos la denominada:

Ondarroa, a 22 de mayo de 2010

 

 

Baserri Bizia 40


Baserri Biziaren albisteak jaso nahi badituzu zure helbide elektronikoan, bidali hurrengo datuak

Bannerra

Lo más leido

BIDEOA

Twitter icon

@baserribizia

Loading..