>

El precio de las materias primas, un escándalo

Los precios de las materias primas utilizadas para los piensos no paran de subir haciendo insostenible la situación de los y las personas que se dedican a la ganadería en todos y cada uno de los subsectores de producción. La bolsa de Chicago, que marca los precios del mercado especulativo de cereales y oleaginosas, hace subir el precio de los cereales y la soja, tomando como base y excusa el impacto de la sequía de EEUU en estos sectores. El maíz y el trigo han incrementado su cotización en un solo mes en un 42,3% y en un 39,7%, respectivamente.

El precio de la soja está batiendo récords desde mayo del 2012. La vertiginosa subida del precio de la soja supone un lastre más para la ganadería, que ha visto como en un año el precio de este componente proteico de las dietas ganaderas se ha incrementado en un 70%. Estos incrementos también se están dando en las diferentes lonjas de cereales del Estado español. Como ejemplo, el trigo para pienso incrementó en tan solo 15 días un 10% su precio en julio.

Mayor autonomía

Esta subida de los piensos, aunque afecta a todos los sectores ganaderos, no lo hace de igual manera dependiendo del grado de dependencia de las compras de alimentación exterior. Es conocida la falta de autonomía del sector lácteo vasco (el que más gasto tiene en compras de alimento de toda Europa) en el que, entre un 45% y un 60% de los gastos totales de la explotación, son de alimentación comprada y que ante esta escalada de los precios de los piensos y los bajos precios percibidos por la leche se encuentran en una situación crítica. En el vacuno de carne el porcentaje es muy variable, dependiendo de si se engordan los terneros o no y en el ovino de leche, teniendo en cuenta los datos de los centros de gestión, los gastos en alimentación comprada suponen entre un 32 y un 42% del total de gastos de la explotación, aunque en este subsector la afección de estas últimas subidas es menor debido a que la gran mayoría de las explotaciones han finalizado o están finalizando la campaña de ordeño. Son más necesarias que nunca actuaciones para disminuir la dependencia de nuestras explotaciones ganaderas en pro de una ganadería más sostenible.

Proteínas vegetales

Durante estas fechas la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo se ha pronunciado a favor de medidas dirigidas a incentivar a que los agricultores europeos opten por cultivos ricos en proteínas, con el fin de disminuir la dependencia de la ganadería europea de las importaciones de soja procedentes de Estados Unidos, Argentina y Brasil. Se trata, en particular, de incluir en la nueva PAC un apoyo específico para las y los agricultores que acepten producir proteínas vegetales. Los parlamentarios estiman también que el sistema de rotación de cultivos proteínicos, tales como los guisantes, garbanzos y lentejas, entre otros, tendría un efecto muy beneficioso desde el punto de vista medioambiental (mejora de calidad de suelos y la biodiversidad). Medidas como éstas debían haberse tomado hace tiempo, tal y como se reclamaba desde EHNE-Bizkaia, COAG y la Coordinadora Europea de Vía Campesina desde años atrás. Las medidas citadas limitarían la dependencia de la ganadería europea, pero de nada servirán si la referencia de los precios siguen siendo los mercados especulativos, la bolsa de Chicago, etc., y no los costes de producción de estos cultivos.

 

BIDEOA

Twitter icon

@baserribizia

Loading..